Primera victoria para Bottas en el Gran Premio de Turquía y Verstappen retoma el liderato del Mundial

El circuito de Estambul recogió uno de los fin de semanas más convulsos en lo que llevamos de mundial. Hamilton vería peligrar su primera posición en el campeonato, ya que por un cambio de componente en el motor de su monoplaza, perdería 10 posiciones en la parrilla de salida. Menos suerte correría Carlos Sainz JR, el cual tuvo que cambiar el juego de motor al completo, lo que le llevó a la última posición al comienzo del gran premio por la penalización.

Valtteri Bottas saldría desde la pole, pero estaba claro que su misión principal sería evitar que el segundo clasificado en la Q3 y en el mundial de pilotos, Max Verstappen, consiguiera ganar la carrera. Tercero saldría Charles Lecrerc, con un gran ritmo que los Ferrari han sabido aprovechar durante todo el fin de semana. 

Fernando Alonso saldría desde la quinta posición, un resultado que no conseguía desde que pilotaba para la escudería del Cavallino Rampante, y Carlos Sainz finalmente saldría en el puesto 19 ya que Daniel Ricciardo tuvo que cambiar su motor antes de la carrera. 

En el momento en el que se apagaron las luces del semáforo, comenzaron las hostilidades. Todo el trabajo de Alonso con el Alpine se vería frustrado en la primera curva. Un toque con Pierre Gasly hizo que el asturiano saliera de pista y perdiera todas las posiciones. 

Accidente de Alonso en la primera curva / soymotor.com

Por otra parte, Valtteri Bottas realizaría una muy buena salida, al igual que su compañero de equipo, que recuperaría dos posiciones en las dos primeras vueltas.

A medida que pasaba la carrera, la incertidumbre aumentaba en los boxes. La pista no se secaba y no se sabía cuánto tiempo podrían aguantar los neumáticos intermedios.

En la vuelta 38, el Aston Martin de Sebastian Vettel decide parar para poner neumáticos secos medios, lo que  resultó ser una idea nefasta. El coche parecía estar encima de una capa de hielo y Vettel tuvo que entrar en esa misma vuelta para volver a poner intermedios, porque era imposible conducir el monoplaza. 

Sebastian Vettel con neumático medio / planetf1

Alrededor de la vuelta 40, los pilotos comenzaron a pasar por boxes para cambiar a un juego nuevo de neumáticos intermedios. Todos menos Hamilton, Lecrec y Occon.

Lecrerc, por radio, preguntaba si podría llegar al final de la carrera con esos neumáticos, los cuales llevaban 40 vueltas y no le permitía mantener un buen ritmo hasta el final de carrera. A pesar de eso, el piloto monegasco intentó aguantar, porque sabía que era la única forma de ganar la carrera.

Por su parte, Hamilton quería seguir en pista para alcanzar a Verstappen pero, al igual que Lecrerc, el ritmo que tenía, a pesar de ser mejor que el Ferrari, era insuficiente.

Llegados a las últimas vueltas, el siete veces campeón del mundo entraría en boxes para poner un juego nuevo de intermedios. Esta decisión le llevaría a un enfado monumental, que haría notar en sus conversaciones por radio, diciéndole a Bono, su jefe de ingenieros, que “lo dejara tranquilo” durante la carrera.

Finalmente, Valtteri Bottas conseguiría lo que, se presupone, que es su última victoria con Mercedes. Max Verstappen llegaría en segundo lugar, recuperando así su liderato en el mundial de pilotos. En tercera posición entraría Sergio Pérez, con un adelantamiento en la penúltima vuelta a Lecrerc, que no vería recompensado el trabajo de todo el fin de semana con un podio.

Podium final con Valtteri Bottal en el primer escalón / @valtteribottas (Instragram)

Hamilton quedaría quinto, sabiendo que el próximo gran premio, en el circuito de las Américas, tendría que esforzarse a fondo para volver a ser líder del mundial.

Carlos Sainz fue nombrado piloto del día, acabando octavo, con un pilotaje magistral que nos hace pensar que hubiera podido conseguir de no salir último.

Alonso sería la otra cara de la moneda para los españoles, ya que no podría recuperar posiciones y se quedaría en el decimosexto puesto.

España encuentra el gol, pero no la victoria

El Estadio de La Cartuja albergaba el segundo partido de España en esta Eurocopa frente a Polonia. Ambas selecciones estaban obligadas a ganar para no pasar apuros la última jornada de la fase de grupos. España venía de ese empate ante Suecia, en el que dejó buenas sensaciones pero faltó el gol. Polonia, por su parte, cayó en su primer partido contra Eslovaquia 1- 2, con un Lewandowski muy criticado. 

El partido comenzó vibrante, con la selección polaca dominando la posesión y teniendo las primeras ocasiones de peligro con acercamientos al área española. En el minuto 6, Klich culminó con un disparo lejano que rozaba el travesaño. Esta ocasión de peligro generó un punto de inflexión en los jugadores españoles. Estos empezaron a tomar la posesión y a buscar pases filtrados que rompieran la defensa, encontrando por la banda derecha a un Marcos Llorente muy activo. 

Poco a poco, España se asentaba en el partido como el equipo dominador, mientras que los jugadores polacos se replegaban y buscaban algún intento de marcar al contraataque. 

En el minuto 17, llegó la primera ocasión de peligro para los de Luis Enrique, con un pase raso de Jordi Alba al área chica para que Álvaro Morata intentara picarla por encima del guardameta. Pero, desafortunadamente, la zaga polaca consiguió despejar ese balón.

El córner a favor de la selección española, se convirtió  en una galopada de Lewandowski para intentar adelantar a Polonia en el marcador, pero un rapidísimo Jordi Alba consiguió alcanzar al delantero del Bayern de Munich para desbaratar esa ocasión. 

La posesión y los acercamientos al área rival corrían de parte de España, hasta que el minuto 25 un disparo raso de Gerard Moreno, tras un gran regate desbordando la defensa rival, era desviado en el área pequeña por Álvaro Morata, consiguiendo poner el 1-0 para los españoles. No sin antes el gol ser revisado por el var, pues el asistente levantó el banderín. Pero el VAR concedió el gol a España para la calma de los aficionados y del delantero de la Juventus. 

Morata tras el gol / @SeFutbol (Twitter)

Una vez se sacó de centro, el guion seguía siendo el mismo: posesión y manejo del juego para España; y la selección polaca replegando y buscando el gol al contraataque.

En el minuto 33, se cometía falta sobre Dani Olmo en la media luna, al borde del área. Esta falta la ejecutaría Gerard Moreno, con un disparo que se marchó muy cerca de la portería defendida por Szczesny

Justo en la siguiente acción, en el minuto 34 de partido, otra carrera de Robert Lewandowski generaría otra ocasión de peligro para Polonia. Esta terminaría con un remate de Swiderski, tras picar el balón la estrella polaca dentro del área. 

La primera parte acabaría con la mejor ocasión para los de Paulo Sousa que, tras una pérdida en campo propio de la selección española, aprovecharía, otra vez, Swiderski para disparar al palo. El rechace le caería a Lewandowski, que tras un gran disparo se encontraría con la figura de Unai Simón, el cual le negaría el empate.

La segunda mitad seguiría, en sus primeros minutos, el mismo patrón que la primera, con una selección polaca en busca del empate mientras que España desbarata sus opciones de igualar el partido con una gran presión.

Pero todo esto cambiaría en el minuto 53 de partido. Swiderski, tras una gran carrera por la banda derecha, centraría un balón al punto de penalti para que Robert Lewandowski se impusiera a Laporte y conseguir así el empate para su selección.

Una vez se reanudó el juego, España salió con el cuchillo entre los dientes en busca del gol que les pusiera por delante. Con tanta garra intentaba ponerse otra vez por delante la selección española, que en el minuto 57 cometerían falta dentro del área sobre Gerard Moreno y el árbitro señalaba penalti. La pena máxima la lanzaría el delantero del Villarreal, estrellando el balón en la base del poste a la derecha del portero que, descolocado completamente, veía como Álvaro Morata lanzaba el balón fuera tras el rechace. 

A pesar de esto, España lo seguía intentando, con un despliegue de dominio y buen juego frente a Polonia, consiguiendo en el minuto 64 una gran acción en la que, tras una recuperación en campo contrario de Koke, Gerard Moreno filtraba un pase para Álvaro Morata dentro del área, que el delantero madrileño aprovecharía para sacar un gran remate que tendría que despejar Szczesny para mandar el balón a córner. 

El partido fue bajando el ritmo a medida que pasaban los minutos, aunque España seguía llevando el peso del mismo, es por ello que ambos entrenadores introducían cambios en los equipos para revitalizar el encuentro. Por parte de España, los cambios que pretendía Luis Enrique eran de perfil ofensivo, integrando en el terreno de juego a Fabián, Sarabia, Fernan Torres y Mikel Oyarzabal por Koke, Gerard Moreno, Dani Olmo y Morata respectivamente.En cambio, Paulo Sousa, utilizó los cambios para reforzar el apartado defensivo de su equipo, metiendo a jugadores de refresco como Dawidowicz y Linetty por los apercibidos Bednarek y Moder, y reforzando el aspecto para tener la posibilidad de marcar al contraataque con la incorporación de Frankowski y Kozłowski, entrando por los sustituidos Klich y Swiderski. Los cambios ayudaron a revitalizar el partido en los últimos minutos, pudiendo disfrutar ambos equipos de ocasiones para ponerse por delante en el marcador. 

En el minuto 72, tras otra buena presión de España, Marcos Llorente colgaría un balón al área desde la banda derecha para que Fernan Torres lo remate en el punto de penalti, disparando a la derecha de la portería defendida por Szczesny y saliendo el balón fuera, desaprovechando así otra muy buena ocasión para el equipo dirigido por Luis Enrique.

Polonia encontraría la réplica en un contraataque peligroso comandado por Lewandowski, que pasaría a Frankowski, que pondría un balón peligroso para que rematara el delantero polaco, pero la zaga española conseguiría despejar ese balón.

Las últimas dos ocasiones de España llegarían en el 79 y en el 83 con el mismo desenlace, el balón en las manos de Szczesny y una oportunidad más perdida.

El partido terminó 1-1, empate que no deja satisfecho a ninguna de las dos selecciones, que se jugarán el pase a octavos en la última jornada de la fase de grupos. España se medirá a Eslovaquia y Polonia se medirá a Suecia, en dos partidos en los que a ambos equipos solo le vale la victoria.