Gonzalo San Román: “Los clubes podrían hacer algo más por sus deportistas”

Gonzalo San Román, 21 años, sevillano, estudiante de Ingeniería de Organización Industrial y remero del Club Náutico Sevilla, con pasado en Real Betis y Selección Española, nos cuenta sus mejores experiencias dentro del circuito y cuáles han sido sus motivos para dejar la competición en pos de mejorar su vida como estudiante.

Gonzalo San Román con la Selección Española. Fuente: Gonzalo San Román
¿Cuál es tu palmarés hasta el momento?

Exactamente no te puedo decir lo que tengo porque fue hace ya mucho tiempo. Te puedo decir que en campeonatos nacionales, de Andalucía diez oros, seis bronces y ocho platas… En campeonatos de España en los que llevo muchos años participando si podría tener ocho oros y creo que diez platas y cuatro bronces. También iba dependiendo de la modalidad a la que me presentase por si competía más veces en el mismo campeonato. Y ya pues abiertos de Andalucía en los que podía participar cualquier persona de fuera también tengo por ahí alguna medalla.

Con el Betis gané la regata Sevilla-Betis en 2018, que últimamente siempre está ganando el Betis, aunque en 2017 no pudo ser. Y con la Selección quedé tercero en una internacional, la Copa de la Juventud, que es en verano y es como un europeo.

Gonzalo San Román como tercer clasificado de la Copa de la Juventud. Fuente: Gonzalo San Román
¿Cómo se siente uno cuando recibe la llamada del Betis y de la Selección?

Realmente no te llaman como en el fútbol. Aquí te lo comunica tu entrenador o por internet te lo anuncian. Cuando me seleccionó el Betis estaba muy contento, era mi equipo favorito y fue un orgullo. Y con la Selección, en la primera convocatoria no me lo creía, era un orgullo para mí poder participar.

¿Quién ha sido la persona de la que más has aprendido a lo largo de estos años?

Cuando estuve concentrado en la española, que estuvimos conviviendo todos los de la Selección durante un mes y medio o dos meses, yo me fijé en una persona que para mí ha sido un ejemplo: Esther Briz. Con 17 años creo quedó campeona del mundo y para mí es una persona, que está ahora mismo en Estados Unidos, pero que siempre está a tope, entrena, saca tiempo de cualquier forma… Es una persona que siempre te va a ayudar, en el agua me ha ayudado un montón, cuando no podíamos ella animaba y la verdad que es alguien que me ha tirado mucho hacia arriba.

Gonzalo San Román y Esther Briz con la Selección Española. Fuente: Gonzalo San Román
¿Cómo hacías para compaginar estudios, entrenamiento y competición?

Entrenamos siete días a la semana. Es verdad que si tú tenías que estudiar eran flexibles con los días aunque con el horario no tanto. 

En bachillerato di un cambio porque sabía que tenía que sacarme mis títulos para entrar en una carrera. Intentaba llevarlo todo al día y entrenar todos los días porque para mí el entreno era y es una forma de evasión y de relajación.

¿Cómo fue el momento en el que decidiste dejar de competir?

Cuando terminé el europeo necesitaba relajarme. Me tiré un verano sin ver a mis amigos porque estaba concentrado las 24 horas. Entrenaba por la mañana, después de comer y por la tarde, las competiciones, la dieta… Tú ves los logros pero eso lleva detrás un entrenamiento disciplinado, más la alimentación, dormir bien… Al final son muchas cosas que se van acumulando y necesitaba una pausa, relajarme y volver con más fuerza. 

Lo que hice fue dejar de competir tan intensamente, relajarme, entrenar por mi cuenta y ya cuando tenga más tiempo con la universidad y demás volveré con más fuerza.

¿Fue difícil tomar esa decisión?

porque para mi competir era casi la razón por la que entrenaba. Yo entrenaba para competir y para ganar. Eso es una parte mía que ahora está parada pero bueno también esto tiene sus partes buenas. Ahora puedo estudiar más relajado, con menos presión y tengo más vida social.

¿Consideras que los clubes deportivos deberían cuidar un poco más a sus jóvenes promesas?

En mi opinión, creo que igual algo más podrían hacer los clubes. Aunque hacen lo que pueden. Es verdad que no vas acompañado de una ayuda que te ofrezca la universidad, cosa que sí hacen en otros países, ya sea ajustando horarios o convalidando asignaturas, y eso ayuda mucho.

¿Hasta qué punto crees que merece la pena mantenerte en tu deporte a pesar de la dificultad de compaginarlo todo?

Es una pregunta difícil. Depende de lo que quieras sacrificarte. En mi caso, viendo que podía tener un gran futuro decidí centrarme en los estudios porque en este país o eres de un deporte exclusivo o no te comes una rosca. Decidí labrarme un futuro a pesar de que mi objetivo sigue siendo ir a mundial, un europeo o unas olimpiadas.

¿Cuándo esperas poder volver?

Pues yo ahora estoy en segundo y en primero la verdad es que me dieron muchos palos. Ahora hablándolo con mis padres, mis amigos y tal decidí centrarme en una cosa y cuando vaya más encaminado como ahora que estoy aprobando pues intentaré meterme más fuerte en el remo. Pero todavía no veo la opción de poder volver a competir como lo hacía antes. Igual eso para dentro de un año, año y medio cuando esté terminando.

Un mensaje para los jóvenes como tú que se encuentran en una situación parecida.

Si tú quieres algo te tienes que sacrificar por ello. Les diría que persigan su sueño. Que si quieren entrenar que tengan en cuenta que el deporte aporta muchísimo, amigos, salud… Y que te aporta muchísimos valores. Yo de pequeño creía que era el mejor en todo y cuando entré en el club, al convivir con los superiores me quitaron todo ese subidón y me enseñaron unos valores que los estudios no te los enseña.

Carmen Vila: “Gracias a mis estudios, no solo descubrí que me gustaba el remo, sino el deporte en general”

Una tarde de octubre, la campeona de España en remoergómetro, Carmen Vila, nos recibe con una gran sonrisa para hablar, con entusiasmo, sobre cómo comenzó su carrera deportiva. Su familia, ya desde la infancia, le inculcó esta pasión por el deporte, apoyándola en cada competición. Muy pronto esta disciplina se convirtió en el deporte familiar: sus hermanos, al igual que ella, optaron por el remo. Nos disponemos a preguntar y ella responde con amabilidad.

¿Cómo te iniciaste en este deporte? 

Llevo en este deporte desde que tengo ocho años. Empecé en él porque mi hermano mayor fue probando varios deportes hasta que terminó gustándole el remo. Él estaba en el Club Náutico y yo, poco a poco, fui viendo en qué consistía el deporte y me fue gustando. 

¿Planteaste, en algún momento, cambiar a otra disciplina deportiva?

Lo tenía bastante claro. Nunca me planteé otro deporte. Yo solo pensaba que era muy divertido y coincidía en que se me da bien así que seguí en esto. Cuando pensé en cambiar de deporte o probar otros ha sido en estos últimos tres años porque quería probar los deportes en equipo como el rugby. Entonces, gracias a mis estudios de grado medio, no solo descubrí que me gustaba el remo sino el deporte en general. 

Has conseguido estar entre los tres primeros puestos lo que te ha llevado a ser convocada por el equipo nacional. ¿Esperabas esta elección por parte de la Federación Española?

En cierto modo, sí. Durante todo el año, estuve preparándome y entrenando para los campeonatos correspondientes y para las pruebas que ellos pedían. También superé las pruebas físicas para poder acceder. Esperaba mucho poder estar dentro, por lo que, cuando me enteré fue una gran noticia para mí.

¿Cuánto tiempo le dedicas a una jornada de entrenamiento?

En la época en la que estaba en la selección entrenaba a la semana entre quince y veinte horas, repartidos entre dos y tres entrenos diarios. De lunes a domingo y el miércoles día de descanso.

El mundo del deporte se ha visto afectado con la llegada del Covid-19. ¿Cómo ha afectado la pandemia a tu categoría deportiva?

En principio, con el tema de la Covid, se restringió todo el tema de las competiciones y, actualmente, en la situación en la que nos encontramos, solo nos permiten entrar las instalaciones a las personas que estamos federadas.

¿Cómo es la relación entre el deporte y los estudios o el trabajo?

A día de hoy complicada, sobre todo, por el tema de ser mujer porque en el caso de los hombres sí que se le suele dar más posibilidades la hora de compaginar los estudios con el deporte. Ellos, normalmente, tienen su salario y en el caso de la mujer, pues, no. Se te empieza a hacer una bola el tener que estudiar para poder trabajar en un futuro. Por mucho que quedes campeona del mundo, actualmente, una mujer en remo el único beneficio económico que se lleva son mil euros. A mí, personalmente, se me hace más llevadero porque lo que estoy estudiando es, al final, es mi afición la cual disfruto mucho.