Arranca la campaña de crowdfunding del cortometraje COTARD

Apeiron Producciones encara la elaboración de un cortometraje de terror psicológico que tratará de visibilizar la realidad del Síndrome de Cotard, una enfermedad extremadamente rara que hace creer al que la sufre que está muerto

Un grupo de estudiantes de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad de Sevilla forman Apeiron Producciones, una pequeña productora que trabaja a destajo para dar vida a su nuevo proyecto: COTARD.

“No es lo mismo estar vivo que vivir”. Bajo esta premisa, COTARD aborda la realidad del síndrome homónimo a través de su particular protagonista, Adán, quien sufre la enfermedad y niega su propia existencia. Sus creadores buscan enseñar esta realidad al mundo a través del terror psicológico. Para hacerlo posible, el equipo necesita financiación para cubrir un presupuesto detalladamente calculado para disponer de todos los recursos imprescindibles para obtener el mejor resultado.

Porcentajes del presupuesto de COTARD.

Alcanzar ese objetivo depende de la campaña de crowdfunding recién iniciada. Este mecanismo permite a la gente interesada colaborar económicamente con la productora a cambio de recompensas que varían dependiendo de la cantidad aportada. El objetivo marcado por la productora está situado en los 1.000 euros. Los mecenas de COTARD pueden aportar desde 2 euros hasta 80. Aparte, existe un pack de 200 euros destinado al patrocinio de empresas. Toda la información sobre estos paquetes de recompensas está detallada en la página web de Verkami, la empresa especializada en crowdfunding que aloja a este proyecto.

Además, la productora dispone de un vídeo en YouTube donde el actor protagonista explica el proceso:

El rodaje está previsto para la primera semana de julio y el estreno tendrá lugar entre septiembre y octubre de este mismo año.

Cualquier tipo de duda puede ser resuelta a través del correo electrónico produccionesapeiron@gmail.com.

La Universidad de Sevilla vuelve a la semipresencialidad

El próximo lunes 18, la Universidad de Sevilla volverá a la semipresencialidad tras el paso al nivel 2 de alerta sanitaria. El rector de la US, Miguel Ángel Castro, anunció el pasado viernes 5 de marzo este nuevo cambio en el curso 2020/2021. Es la tercera vez que se cambia de modelo en la Universidad de Sevilla desde el inicio de este curso.

Fuente: ABC de Sevilla. La Escuela de Ingenieros de Sevilla – Juan Flores

La Universidad de Sevilla comenzó el curso con un modelo híbrido bimodal que seguía los cupos máximos de las clases. También se pide a los profesores que sean flexibles con los alumnos internacionales que no puedan seguir las clases de forma presencial.

El pasado cuatrimestre se interrumpieron las clases semipresenciales tras el endurecimiento de las medidas por parte de la Junta de Andalucía. Se permitían sólo las prácticas que necesitaban material de la Universidad de Sevilla. Todos los alumnos que tuvieran que ir a hacer prácticas a la universidad tenían que acreditar la movilidad con la matrícula universitaria y el horario de clases. En el caso en el que haya alumnos confinados en su municipio utilizarán el mismo método para poder asistir a las clase.

Fuente: El Mundo

En los exámenes de febrero la situación fue la misma. Los exámenes fueron presenciales a pesar de haber dado clases desde noviembre de forma online. En este momento había una tasa de incidencia de la COVID-19 del 892 casos por cada 100.000 habitantes en la provincia de Sevilla.

La US siempre ha apostado por una educación presencial y reafirmando que “cumple con lo prescrito por las autoridades sanitarias para garantizar la seguridad de las personas”. Esta noticia llega cuando aún no están vacunados los profesores, bedeles, ni el resto de personal. Se prevé que la vacuna llegue al profesorado universitario sobre abril. 

Por otro lado, la hispalense no es la única universidad que vuelve a la semipresencialidad. Algunas universidades abren sus puertas otra vez como por ejemplo la universidad privada Loyola o la Universidad de Pablo de Olavide.

Fuente: El Diario de Sevilla

El curso anterior, los alumnos de toda España vieron sus clases interrumpidas debido a la primera ola de COVID-19 y la proclamación del estado de alarma. Esto provocó que el curso tuviera que cambiar completamente y adaptarse a la opción online que después se desarrollaría más meses después.

El pasado 3 de marzo la Junta de Andalucía anunció las nuevas medidas que estarán vigentes hasta el próximo 19 de marzo. La mayoría de las limitaciones siguen estando vigentes, como el toque de queda a las 22.00h. Además se mantienen las restricciones de movilidad interprovincial y el confinamiento de municipios con una tasa acumulada superior a 500 casos por cada 100.000. Por otros lado se permiten las reuniones de hasta 6 personas y, en los municipios con nivel 2 de alerta o inferior, se podrán abrir los establecimientos hasta las 21.30h.

Paula Ruiz: “Estoy contenta de poder estar ayudando a los enfermeros en esta situación de pandemia”

Recientemente, hemos tenido el placer de poder entrevistar a dos estudiantes de tercero de Enfermería de la Universidad de Sevilla, Paula Ruiz y Carmen Cueto. Nos cuentan acerca de esta increíble carrera y como está siendo su desarrollo por la pandemia del COVID-19.

¿Cómo creéis que está afectando el COVID-19 a tu carrera?

Paula Ruiz: El covid nos está afectado a todos actualmente, sin embargo, el grado de Enfermería tiene que aprender a convivir con el virus muy de cerca ya que nuestras prácticas solo se pueden realizar en un hospital o en un centro de salud, y en ellas es donde más habilidades como enfermeros adquirimos. Son insustituibles. 

Carmen Cueto: Sinceramente, pienso que está afectando muchísimo porque está provocando que nosotros, que somos los futuros profesionales, no nos estamos formando al 100%. Además, me da mucha inseguridad porque me veo en un futuro trabajando en el área COVID y no me gustaría que me formasen sólo para eso. 

Fuente: foto proporcionada por Paula Ruiz perteneciente a su galería
¿Estáis de acuerdo con la gestión que se está llevando a cabo en tu carrera para luchar contra la pandemia?

Paula Ruiz: Estamos en una situación difícil de gestionar ya que en Enfermería hay clases teóricas, seminarios, los cuales hacemos en la facultad practicando con muñecos, con cadáveres, entre nosotros pero las prácticas se hacen en los centros de salud y en los hospitales. Normalmente, pasamos muchas horas en la facultad, y con esto del covid están intentando que tengamos que ir para lo imprescindible. Ahora mismo yo lo haría tal y como lo están haciendo. 

Carmen Cueto: En la primera ola de COVID, en marzo, yo estaba en el segundo cuatrimestre del segundo año de carrera y ya estaba haciendo prácticas. Estuvimos de prácticas, literalmente, 2 semanas. Los coordinadores nos dijeron que era imposible recuperar estas prácticas, por lo tanto, ya está perdido. En resumen, creo que tienen fallos, pero es cierto que más o menos se están adaptando a lo que estamos pidiendo. Además, tengo la suerte de poder ir a hacer las prácticas. En un principio, la gestión era pésima, pero están mejorando poco a poco. 

Fuente: foto proporcionada por Carmen Cueto perteneciente a su galería
¿Cómo son las clases online en una carrera tan práctica como Enfermería?

Paula Ruiz: En las clases online damos la parte más teórica del temario con el profesor explicando mientras vemos las diapositivas. La mayoría de asignaturas se han adaptado muy bien. Además, los profesores están aprendiendo a usar distintos recursos.

Carmen Cueto: Las clases teóricas las tenemos online y las prácticas, como ya he dicho, son presenciales. Tengo tres días de clases prácticas y dos de teóricas. Además, tengo seminarios de las clases teóricas que en un principio eran presenciales pero que, actualmente, estamos haciéndolo online. 

¿Pensáis que estáis aprendiendo lo mismo que una persona que hizo vuestra carrera en una situación normal? 

Paula Ruiz: No, no estoy aprendiendo lo mismo que alguien que hizo mi carrera, a lo mejor, hace 5 años, sin embargo, eso no significa que esté aprendiendo menos. Lo que estoy aprendiendo es a desenvolverme como enfermera en una situación totalmente distinta: una pandemia. Aprendemos a trabajar con mascarillas, con trajes EPI así como técnicas como la PCR. Salimos preparados para poder afrontar una pandemia.

Carmen Cueto: No estoy aprendiendo lo mismo que en una situación normal. Considero que donde más se aprende es en las clases prácticas y, ahora mismo, en los hospitales los recursos están más reducidos. Por ejemplo, estoy haciendo prácticas en la Unidad de Endocrino. Allí siempre había mucha más gente pero, ahora con la pandemia, los pacientes se han reducido más porque no son considerados como cuidados imprescindibles. O, por ejemplo, a la hora del contacto con los pacientes, no puedo acercarme, tocarles… Además, hay muchas áreas que están reducidas o directamente anuladas, por tanto, hay muchas cosas que no estamos viendo que podríamos ver si no hubiese pandemia. 

¿Creéis que la situación actual de la Universidad de Sevilla va a afectar a vuestro futuro laboral?

Paula Ruiz: Ahora hay una demanda muy alta de enfermeros. A corto plazo va a haber trabajo. De hecho, la Junta de Andalucía estaba planteándose contratar a los alumnos de cuarto de Enfermería para que hicieran tareas en los hospitales para poder ayudar a los enfermeros que estén allí.

Carmen Cueto: Todos mis profesores nos están diciendo que hemos escogido la mejor profesión para ganar dinero. Todos nos dicen que están deseando que nos graduemos para contratarnos. El personal sanitario, ahora mismo, está escaseando y nos necesitan más que nunca.

Fuente: foto proporcionada por Paula Ruiz perteneciente a su galería
¿Cómo está afectando la pandemia a la parte práctica?

Paula Ruiz: Los que estábamos en segundo y tercero la Universidad nos ha permitido recuperar las prácticas a principios de curso, en los meses de septiembre y octubre, y hemos echado más horas para recuperar las prácticas anteriores. La pandemia en la parte práctica lo que está haciendo es que no podamos elegir especialidades. No podemos elegir las especialidades que queremos ni rotar por sitios donde haya pacientes de covid.

Carmen Cueto: En general, estamos viviendo unas prácticas muy reducidas y con muchas precauciones que hacen que no podamos vivirlas al completo.. 

¿Qué cambios creéis que ayudarían al desarrollo del curso?

Paula Ruiz: Ahora mismo creo que el curso está bastante bien adaptado ya que solo tenemos de forma presencial las prácticas haciendo «grupos burbuja». Sin embargo, sería bueno que pusieran los seminarios presenciales ya que en ellos hacemos muchas actividades prácticas ya que se están posponiendo o realizando en otro momento por lo que, ahora mismo, no está tan mal pero seguimos dependiendo de la evolución de la pandemia.

Carmen Cueto: Sinceramente, pienso que deberíamos dejar las prácticas para más adelante. Me duele decirlo porque también tenemos que aprender a trabajar con esta pandemia pero, en el último año, tenemos que ir a unidades más complejas como la UCI y si no nos están formando adecuadamente para unidades más sencillas no me encuentro totalmente preparada como para enfrentarme a una UCI.

Fuente: foto proporcionada por Paula Ruiz perteneciente a su galería
¿Cómo está influyendo la situación actual en vuestro día a día como estudiante? 

Paula Ruiz: Ahora mismo en mi día a día como estudiante paso más tiempo frente al ordenador que antes ya que las clases y seminarios son online. En la parte de las prácticas tiran mucho de los estudiantes. Por ejemplo, en la campaña de vacunación de la gripe tenemos a un estudiante y a un enfermero lo que hace que todo sea más rápido y podamos vacunar a más gente. Yo, como estudiante, estoy contenta de poder estar ayudando a los enfermeros ahora mismo en esta situación de la pandemia. 

Carmen Cueto: En cuanto a mi vida social, la he reducido mucho ya que en nuestra carrera nos están recordando continuamente las medidas a seguir. Además, pienso lo siguiente muchas veces: «si yo, que soy estudiante de enfermería, no doy ejemplo ¿Quién lo hace?». Además, como lo veo día a día en el hospital veo que hay que extremar todas las precauciones posibles. Por otra parte, hay veces que al tenerlo tan cerca me dan miedo ciertas cosas como el transporte público. En fin, es lo que nos ha tocado vivir y nos toca a todos adaptarnos en la medida de lo posible.